miércoles , julio 6 2022

Neurosis, “Bautizados en Metal” Artículo principal edición impresa Número #13 Magazine Metal Live

Por Fabián Esteban Beltran

Neurosis: sin concesiones al momento de preguntar a Jorge Mackenzie por los orígenes de Neurosis, pareciera imposible remitirse solo a su experiencia estrictamente musical. De inmediato se establece la relación entre la violencia de la época (que se ha perpetuado), su experiencia en la milicia, su descendencia y la música como un vehículo, la necesidad de plantarle cara a una realidad a través del arte; no se entiende la una sin la otra. Por aquella época, a mediados de los años ochenta, estalló en pleno vuelo un helicóptero de la Policía Nacional, en la vereda Cimitarra, inspección de Tres Esquinas, municipio de Puerto Rico (Caquetá). Mueren 3 militares, 4 policías y 1 civil y sicarios asesinan al defensor de los derechos humanos Héctor Abad Gómez al salir de una funeraria en Medellín. Mackenzie y Francisco Nieto, inspirados creativamente por estos tiempos turbulentos e influidos por los sonidos de la vertiginosa década en que les tocó vivir su adolescencia, empezaban a componer y a crear una agrupación marcada por el inconformismo, el existencialismo, la violencia y el horror que se atrincheró en la sociedad colombiana.

Su primer registro se tituló “Más allá de la Demencia” un demo lanzado en cinta en 1991 con un tiraje de 1000 copias grabado en 8 canales y era a las casetas de la calle 19 donde se acercaban los curiosos dispuestos a excavar en este subterráneo naciente y del que Mackenzie y su banda fueron cimientos indisputables. El mítico demo contaba con otro personaje crucial para el metal colombiano: Mauricio Londoño “Bull Metal”, sentado a la batería.

Fortalecidos por la experiencia que empezaron a adquirir en vibrantes conciertos, construyendo su audiencia a pulso sin más herramientas que volantes impresos que repartían en las calles de Bogotá y el voz a voz que corría historias sobre un movimiento de música metal que germinaba en Medellín y Bogotá gracias al intercambio de cintas y los primeros espacios de difusión en la radio y la televisión, Neurosis ya se perfilaba como los llamados a comandar desde la capital a una mancha negra que crecía.

Armados con una colección de canciones en la que Mackenzie dejaba ver con claridad su gusto por la historia militar, además de un pesimismo y desencanto social con la que el público se sintió de inmediato identificado, y tras sortear afugias por los altos costos de la grabación, Neurosis entró a los estudios “Audiovisión” de Bogotá para registrar el álbum “Verdun 1916” con Juan José Virviescas a las perillas, con un primer tiraje de 2000 mil copias vía Talismán Music, multiplicadas por miles en formas piratas y futuras reediciones que sellaron su estatus de culto en la historia discográfica del metal latinoamericano gracias al poder de canciones como el tema homónimo, “El Paso del Tiempo No Cura”, “Marea Negra” y “Bautizados en Rencor”. El eco del disco retumbó en espacios como Headbangers Ball de MTV Latino, dirigido por el chileno Alfredo Lewin. La solidez de sus composiciones y la desgarradora voz de Arley Cruz, el más recordado vocalista de Neurosis, sin nada que envidiar a dueños de gargantas torturadas como John Tardy y Martin Van Drunen, catapultaron a “Verdun 1916” a convertirse en patrimonio inmaterial de la historia metalera nacional. La partida del gran Arley Cruz, como parte de esa fuga de talentos en un país que no da más opciones, fue un punto de inflexión para la trayectoria de Neurosis. Cruz se la jugó a fondo por cumplir los objetivos de grabar y dejar una huella junto a Jorge Mackenzie quien seguramente se cuestionó sobre el paso a seguir. La historia dicta que la decisión se inclinó por conservar el legado construido en conjunto, de manera que desde entonces el nombre de Neurosis descansa en los hombros y el criterio de Mackenzie, con todo lo que ello pueda implicar, una tarea nada fácil. Arley tuvo un regreso a modo de celebración en 2014 para algunos shows abarrotados en el marco del aniversario número veinte del disco que los hizo inmortales. El éxito del debut en larga duración y su sucesor, el también clásico “Karma” (1996) abrieron las puertas para una gira por Suramérica en 1999, con paradas en Argentina, Bolivia, Ecuador, Perú y Chile. Programar y finalizar un tour en la era de la aparición de la comunicación inmediata requirió la alineación de varios planetas, vale la pena sopesar el logro cuando hacerlo posible era casi milagroso entonces para una banda latina con sede en un país con tantas limitantes como el nuestro. “Subversivos Espirituales” aparece como toda una declaración de principios en 2005 tras un Split “The Trial” en 2001 y un disco en vivo, el infame disco “Odas en Concierto”. Bien lo dice la canción que abre el redondo: “Ser uno mismo tiene un precio” y Jorge lo tiene claro. Las valiosas herramientas que ofrecen las redes sociales, son convertidas con frecuencia en palestras donde las opiniones de hienas, los jueces y reyezuelos reclaman una validez que en la vida real no tienen. Letras como ésta, que cobran vigencia con el paso del tiempo, hablan claramente de la relevancia de un arte al que Mackenzie ha dedicado su vida, con altas y bajas, con polémicas y aciertos, pero siempre fiel. EPs como “El Alamein” y “Las Centurias de la Muerte” han mantenido viva la llama que en 2017 amenazó con apagarse durante unos meses. Un alto necesario para reorganizar la casa, recargar el espíritu y regresar para la celebración de sus 35 años, que se espera incluya un documental, más música nueva y shows dentro y fuera de Colombia. Mientras estamos a la espera de cómo ocurre todo con la movida musical reactivándose tras el hiato que supuso la pandemia, Neurosis vuelve a mostrar su gusto por las versiones siendo fiel a sus raíces, esta vez con un EP dedicado a los años dorados de Metallica, una de sus principales influencias. “Ride The Lightning” y “Seek and Destroy” pasaron por el filtro de Neurosis en lo que será con dos canciones un sencillo titulado “Ride & Seek”. Esto mientras ya lleva 4 canciones nuevas para el nuevo disco de Neurosis.

Con cuatro discos, cinco EPs, 2 compilaciones y tres álbumes en directo, así como múltiples reediciones de diferentes sellos nacionales en diferentes formatos, el indiscutible legado de Neurosis sigue incólume, mientras nuevas páginas aguardan por escribirse. Neurosis y Jorge Mackenzie se deben la vida el uno al otro, sus historias se atraviesan mutuamente, se reflejan, se confunden, pero principalmente son lo que son, para alegría de muchos y desdén de otros y eso, eso no se negocia.

“El para que la humanidad está aquí no debería concernirnos, el para que estás tu ahí deberías preguntártelo a ti mismo y si no tienes una respuesta todavía, entonces trázate metas altas y nobles y muere en persecución de las mismas. No conozco ningún otro propósito de vida que perecer en intentar y alcanzar lo grande e imposible.” Nietzsche- 1873.

Jorge Mackenzie – Guitarra.

Gary Otero – Voces.

Juan Camilo Revelo – Guitarra.

José Escandón – Bajo.

Julián Ruíz – Batería.

Shop Metal Live

Relacionado

Butchery presenta “ULTRA” un tributo a lo clásico

Formada en 2013 en el Eje Cafetero de Colombia, con raíces en Pereira y con ...

Instagram
YouTube
YouTube
RSS
Follow by Email