martes , abril 16 2024

Death To All Pasión y mucha técnica

Martes… una fría noche más pasaba desapercibida para el ojo tranquilo del ciudadano capitalino que dedica su vida  a la rutina diaria, un horario en el que muchos amantes del metal luchábamos contra un tráfico poco amable para llegar a la cita esperada por años, qué cambiada de protagonista pero no su legado. 

 

Fecha: Martes 16 septiembre 2014

Lugar: Ozzy Bar

Hora: 800 pm

 

Martes… una fría noche más pasaba desapercibida para el ojo tranquilo del ciudadano capitalino que dedica su vida  a la rutina diaria, un horario en el que muchos amantes del metal luchábamos contra un tráfico poco amable para llegar a la cita esperada por años, qué cambiada de protagonista pero no su legado.  

Antes de pasar por el filtro de seguridad, no podían faltar las polas entre grupos de amigos y conocidos, la especulación entre los asistentes ensordecía la entrada donde se observaban  muchas caras conocidas que por capacidad del bar, fueron recurrentes casi todo el tiempo. Cómo abre bocas, un imponente fondo negro con la conocida insignia de la banda  sería el espacio perfecto para recibir a varios de los grandes amigos, colegas y compañeros de Schuldiner… miembros originales de la legendaria banda DEATH estarían juntos por primera  y tal vez única vez en Colombia, en el marco de su gira ASSAULT OF THE AMERICAS TOUR 2014, visitando países hermanos como Brasil, Paraguay, Argentina, Chile y en próximos días  Costa Rica y México.

Por los cambios de última  hora nuestra cuota nacional: Kilcrops y Desecrate, esta vez no pudieron compartir el escenario con Death To All, en esta oportunidad el previo del gran show fue la gran expectativa del público asistente a este proyecto de ex integrantes como tributo a la memoria de un gigante que el metal ha podido tener.

Con la adrenalina a flor de piel, pasados los primeros minutos de las 8:00 pm estallan los gritos y aplausos al recibir a Steve DiGiorgio, Max Phelps, Boddy Koelble y Gene Hoglan, quienes  se fueron apropiaron del lugar con  “The Philosopher” un paso a “Leprosy” seguido de “Living Monstrosity”.

Rápidamente las paredes de empañaron de sudor, la euforia de conmemorar viejos y mejores tiempos fue la consigna de la noche, DEATH To All, no sólo es un tributo… es la extensión de vida del más grande sueño de Chuck (QUIERO VIVIR PARA SIEMPRE SI ES POSIBLE )-Apartes de una entrevistada dada en estados Unidos, en su batalla contra el cáncer-

Los sueños y propósitos de este visionario musical que encamino su virtuosismo como compositor, guitarrista y vocalista logro su cometido al rodearse  con los mejores en diferentes disciplinas instrumentales  que bajo su dirección permitieron consagrar a DEATH cómo la banda Norteamérica más influyente, nombrada y destacada al considerarse pionera del death metal  y a la cual  se le rinde culto.

Y es que de las referencias que nos llegaron a través de redes sociales sobre el concierto se quedaron cortas para preparar la psiquis de los presentes, pues  la actitud de Steve, como front man desato los interminables pogos en el centro del bar, una masa de calvos y cabelleras largas que no tenían más escapatoria que fusionarse  en un solo grito con “ Suicide Machine”  dando paso a  “In Human Form”, cómo si fuera poco, el cambio constante en sus bajos: de tres, cuatro y seis cuerdas dejo atónitos a sus seguidores, pues su dominio de instrumento es tan asombroso que incluso se permitía hacer bromas con los fanáticos más cercanos al escenario por el lado izquierdo de la tarima, no en vano es considerado uno de los más rápidos y mejores bajistas del metal mundial.

Y no podemos dejar de lado el regocijo de la banda con la respuesta favorable del público, sin duda una fiesta con brutales estragos de satisfacción al escuchar a DiGiorgio pronunciar con un español tan claro como su dedicación a DTA…¡QUE CHIMBA, JUEPUTA! Reflejando una gran sonrisa en su rostro y sosteniendo en su mano derecha la infaltable cerveza para calmar el calor de los mismísimos infiernos que lograba revivir los mejores días de Chuck.

Pasando a la responsabilidad de llenar unos zapatos gigantes, Max Phelps no sólo interpreto muy bien los riffs en su guitarra, sino qué además conecto la magia del ambiente en empatía mutua, influenciando al bar a unir sus voces en un sólo coro de conmemoración a Chuck, después de todo para eso estábamos allí… para sentirnos parte de  Death, cómo sucedió en “Spiritual”  y “Flattening Of Emotions” donde se sintieron temblar las bases de Ozzy Bar.

Y de repente la primera sorpresa de noche, como invitado especial subió al escenario Steffen Kummerer, quién remplazo a Max por unos breves minutos. Este vocalista fue mucho más técnico en su ejecución y tuvo poca interacción con el público al interpretar “Symbolic”. Este cambio de vocalistas y guitarristas permitió ver que no es posible encontrar el perfil completo del desaparecido Chuck.

Continuando con la entrega de las mejores canciones, tenemos que destacar la presentación de Gene Hoglan, quién demostró porque fue elegido por Schuldiner,para iniciar el sonido más progresivo de Death en los  noventa. Su magistral forma de azotar la batería  con los ojos cerrados, hacia ver de sus arreglos un juego de niños sin mayor complicación en su ejecución. Y mientras él, marcaba cada nota con suma tranquilidad las casi 500 almas en el evento no pararon de agitar las cabezas, gritar, saltar, empujar y corean “Zero Tolerance” donde nadie pudo escapar de los puños y patadas de un apretado pogo, sumando energías para  “Bite The Pain”.

En la canción “Overactive Imagination” el turno de devorar el escenario fue para Boddy Koelble, quien aunque en pocas oportunidades se desplazó completamente por la escenografía disponible, desde el inicio del show se destacó con su simpatía y riffs dedicados al público desde el lado derecho de  la tarima. Su entrega absoluta  a la guitarra sigue intacta, parece que a él los años no le afectan en su físico y menos en su entusiasta manera de sentir la música.

Un poco más allá de la mitad del concierto, aparece en escena el tercer vocalista de la noche y segundo invitado, nada más y nada menos que la representación del metal hecho en casa a cargo del señor Leonardo Lozano, Vocalista y Guitarrista de Symbolic – Tributo Colombiano a  CHUCK SHULDINER –  Y es que fue evidente la conexión entre Steven y Leo (Su cercanía y buen trato sigue vigente desde el concierto Chuck Schuldiner Memorial Fest 2011, conmemorando diez años de la lamentable perdida para el mundo de la música)

En su corta  presentación Leonardo, domino con gran cercanía al público de casa, mostro  una vez más los resultados del temple y la constancia al interpretar el legado de Death, podemos agregar que los años de estudio y su participación en cientos de eventos le permitieron sortear con gran habilidad los inconvenientes con el sonido de la guitarra que no opacaron su destacado aporte al show.

Pasión y mucha técnica es lo que caracteriza a DTA, tributo del que muchos en algún momento llegaron a dudar, pero sin espacio a la duda logró conquistar el corazón de los asistentes esperando en medio de la incertidumbre si regresarían a al tablado para interpretar unas cuantas canciones más y por supuesto que así fue. Cerca de las 10 de la noche Steve, lideró el regreso de los músicos a sus instrumentos  para despedirse de Colombia con “Zombie” “Crystal Mountain” y “Pull The Plug” un cierre orgásmico, pasado por sudor, puños, empojes, mechonazos, coros de gargantas desgarradas ya  casi sin voz pero llenas de fuerza que sólo la adrenalina y gratitud ofrece para cerrar el concierto con un acentuado ¡¡¡Gracias Colombia!!!

Extendemos agradecimientos especiales a la organización BACKLINE AMERICA CORPORATION, comprendemos que se vacían más los bolsillos salvando un concierto que la planeación inicial del mismo y mucho más cuando es indiscutible el poco respaldo en la compra de boletería por parte de nuestra “escena” que agoniza entre peros, reclamos y tacañería desangrando la ejecución de eventos que sólo se ven fortalecidos desde  la parafernalia de un “like”  sin ninguna incidencia en la vida real.

Finalmente retomo la  acertada frase:

SOMOS LOS QUE ESTAMOS Y ¡ESTAMOS LOS QUE SOMOS!, el legado de Chuck siempre permanecerá vigente en sus verdaderos fans tal cómo quedo demostrado anoche al ritmo de un imparable set list de éxitos conocidos por todos.

 

Reseña Realizada por:

Rous Romero

rousromero@metallivecolombia.com

Relacionado

Soul Disease más allá de la enfermedad del Alma

El Ascenso de Soul Disease En la ajetreada escena del metal colombiano, el death metal ...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Instagram
YouTube
YouTube
RSS
Follow by Email